La Guerra Robótica

“El suelo tiembla cuando estás a su lado” observó Vitali Bulgarov, al oír “clump-clump” de los pies metálicos de Method-1. El ingeniero es partícipe de la creación del megarobot. Se trata de un prototipo de robot andador tripulado. Su aspecto futurista se asemeja al film Avatar o algún Transformer. Pesa una 1,5 tonelada, mide 4 metros de alto, está aprendiendo a andar y a mover las manos. Se maniobras desde el interior. Su funcionalidad se desconoce. Se sospecha que su uso vaya destinado al ámbito militar. La compañía surcoreana de robótica Korea Future Technology desarrolla el proyecto. Desde Seúl, le miman, da sus primeros pasos, filman la escena acogedora y la comparten en las redes sociales. Todo es muy tierno para concebir un arma mortífera. (?, @ARdelasHeras, Rebelión en la granja, ..”el maltratos a la robotización”)

¿Los Method-1 formarán batallones para la guerra robótica? Su respuesta emergerá en el futuro presente. Sin embargo, existen personas que mantienen Conversaciones digitales sobre el tema.
La primera intervención la realizó Isaac Asimov. Tiro de clásico. Citó su libro Yo robot. Recordó su Primera Ley de la Robótica:

“Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño”.

Entra en el intercambio de ideas el director del Instituto de Investigación en Inteligencia Arficial del CSIC. Ramon López de Mántaras predice  “la realidad es que, en un horizonte de quince o veinte años, no parece que la tecnología vaya a estar a punto para que haya robots militares plenamente autónomos”.
El hilo del debate lo mantiene los popes tecnológicos nos advierten del peligro de la entrada en combate de los robots asesinos o LAWS (sistemas de armas autónomas letales, en sus siglas en inglés). Opinan “.. (se debe de establecer) una prohibición de las armas ofensivas que estén más allá de un control humano significativo”. Han escrito una carta abierta solicitando un tratado para regularizar este tipo de armamento.

Todo debate necesita su contrapunto. Lo encontramos en Ronald Arkin. Señala que las máquinas “se pueden diseñarse sin emociones que nublen su juicio o que den como resultado la ira o la ­frustración en relación con la evolución de la situación en el campo de batalla”. Concluyen sus defensores que se evitaría “el efecto ataúd”. La conversación continúa

cb899d4cef031112481b9e728520c1ba.jpg

La guerra ha comenzado. Se inició con los Sistemas de Armas Autónomas. Los drones son herramientas operativas militares. Se utilizó en la búsqueda activa de Osama bin Laden. Fue una estrategia castrense. Tienen más opciones. Los actuales UAV se conocen como el Reaper, Guardium LS UGV, Packbod, BigDog, ACTUV,

Stuart Russell, Ciencias Computacionales en la Universidad de California, cita los tres artículos de la tecnología moderna: el vehículo sin conductor, el software de ajedrez y el dron armado. Si combinamos los tres elementos, apostilla el profesor, tendremos un arma letal. El silencio vertido sobre Method-1, ¿será así?, augura una Guerra Robótica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s